Login
Nombre:

Contraseña:

Recordar



¿Recuperar la contraseña?

Regístrese
Menú
ARTICULOS : Escenarios de la elección presidencial
el 26/3/2012 0:55:41 (979 Lecturas)

Queda claro que en la política (como en la vida), quien no está preparado para lo peor no está preparado. De ahí la necesidad de visualizar los escenarios de resultados del próximo proceso electoral federal. Concretémonos en el análisis de la estrategia electoral de cada uno de los partidos y coaliciones, partiendo del escenario nacional que sólo el PAN; el PRI-PVEM; y el PRD-PT-MC; tienen posibilidades de obtener la presidencia de la República, mientras que el PANAL, con su candidato “patito”, Gabriel Cuadri de la Torre, únicamente tendrá una participación testimonial, en la que seguramente atacará a alguno de los candidatos con posibilidades para declinar, de último momento, y/o favorecer el triunfo del candidato que haya tenido la falta de dignidad y patriotismo como de aliarse con la veleidosa Elba Esther Gordillo Morales, su mafia sindical y su partidito.

Comencemos con los escenarios que se ven hoy como los más probables, abordándolos de su mayor a menor viabilidad. Tenemos hoy que conforme a las encuestas, ha venido disminuyendo la ventaja de Enrique Peña Nieto (EPN) en la preferencia del electorado. Pero aún así, hoy por hoy, de acuerdo a las encuestas, hay entre un 7% (GEA/ISA) y un 4% (Mercael) de ventaja sobre su más cercana competidora, Josefina Vázquez Mota (JVM).

7% bajo EPN en los 4 meses pasados, que incluyeron escándalos y errores. ¿Bastarán los 4 meses que faltan para el 1 de julio para que se revierta la preferencia del electorado? De la respuesta a dicha pregunta se vislumbran, en principio, los 2 primeros escenarios: EPN puede perder algunos puntos o bien, estructurar una sólida campaña para mantener o acrecentar la ventaja y ganar la Presidencia de la República.

El inicio de las campañas, los debates y sucesos noticiosos y electorales por venir podrían poner a Vázquez Mota en condiciones de cerrar más la competencia. De continuar su tendencia de popularidad ascendente sobre todo, entre madres solteras y trabajadoras, podría rebasar a EPN y dar al PAN 6 años más de gobierno federal.

Por rigor metodológico, debemos prospectar un improbable repunte de Andrés Manuel López Obrador, estancado entre un 17% y 20% de las preferencias del electorado, que centra su apuesta en la capacidad de movilización de su movimiento “Morena”, que dice capaz de llevar 20 millones de votos a las urnas, en cuyo caso, ganaría la elección y la izquierda tendría al fin, a unos de los suyos en la Presidencia de la República. Sin embargo, parece difícil su repunte por la polarización que genera y las encuestas no lo ubican hoy como contendiente, por más que para el PRI sería providencial que el voto que nunca lo favorecerá, se dividiera entre AMLO y JVM.

Ya veremos como en cuanto se reanuden las campañas: EPN, JVM y AMLO escenificarán por todos los medios a su alcance, una encarnizada guerra propagandística, jurídica y política, a fin de poder acreditarse –a más tardar en junio- el liderato y el segundo lugar de la contienda, para estar en condiciones de:

1.- Ganar la elección con la fuerza de sus respectivas “estructuras electorales” y estar en condiciones de acreditar la legalidad de sus victorias o;

2.- Reclamar para sí el “voto útil”, nulificando al tercer lugar de las preferencias, para tratar de derrotar frontalmente a quien sea el puntero a fines de junio: atraer al electorado que rechaza 6 años más del mismo PAN o; el retorno del PRI a los Pinos; para cerrar cifras, escenario posible pues, de acuerdo a todas las encuestas, hay cuando menos un 20% del electorado que se manifiesta indeciso, y serán esos votantes –y no el voto duro de cada partido- el que decidirá al próximo Presidente de la República.

En cualquiera de los escenarios se prefigura una guerra de encuestas; el apoyo incondicional del gobierno federal a la candidata del PAN y el respaldo de los 20 gobiernos priístas a la candidatura de EPN; por lo que está claro que en cualquier caso no habrá un partido con mayoría absoluta en el Congreso de la Unión. No habrá contiendas electorales fáciles y el resultado de las elecciones será definido por el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, habida cuenta de las múltiples irregularidades que ya pueden irse documentando y que sin duda se multiplicarán en este competido proceso electoral 2012.

Faltan 116 días para la elección y 25 para el inicio de las campañas políticas. El escaparate de las campañas, propuestas y compromisos podría cambiar las tendencias. Están por verse los verdaderos alcances de un EPN que no ha mostrado qué es y qué propone el nuevo PRI; el impacto de JVM atrapada en un discurso continuista y de género y; la penetración y aptitudes de AMLO para convocar a incondicionales que movilicen el voto a su favor, aunque no aparezca sus simpatías reflejadas en las encuestas.

Menos mal que el IFE ha anunciado que a las 2300 horas del domingo primero de julio dará a conocer el resultado de la elección, pues podríamos presenciar otro final de fotografía, como el que vivimos en el 2006, pues considero poco probable un escenario de votación dividida en 3 tercios, en el que los candidatos de los partidos y coaliciones se dividirán los sufragios del electorado indeciso.

Naturalmente, el escenario nacional tiene ya su efecto de “arrastre” a nivel local. La institución políticamente más influyente en nuestro Estado es “la cargada”, por lo que se avizora una dura lucha territorial en Veracruz entre los candidatos y las estructuras del PAN y del PRI en los 21 distritos electorales y en la elección de senadores.

Versión imprimible Enviar a un amigo Crea un documento PDF con el artículo
Buscar

INICIO    ACERCA DEL AUTOR    NOTICIAS    FORO    TIENDA