Login
Nombre:

Contraseña:

Recordar



¿Recuperar la contraseña?

Regístrese
Menú
ARTICULOS : Tragedia en cámara lenta
el 2/5/2017 23:00:01 (318 Lecturas)

Fue terrible constatar la semana pasada como la mayoría priista en la Cámara de Diputados protegió cínicamente al Dip. Tarek Abdalá del desafuero solicitado lo mismo por autoridades federales que locales. Triste fue la exoneración anticipada de Emilio Lozoya Austin -exdirector de PEMEX al inicio del sexenio de EPN- involucrado en procesos penales en la recepción y otorgamiento de sobornos a altos funcionarios gubernamentales por parte de las empresas “OHL” y “Odebrech”. Desesperanzador que el Gobierno de la República no haya solicitado ni agilice la extradición de JDO capturado y recluido en Guatemala, pero estamos ante eventos más que predecibles, habida cuenta de la complicidad de nuestros gobernantes con esos priistas que han contribuido con sus delitos, al agravamiento de la compleja crisis humanitaria que padecemos, síntoma del agotamiento del corrupto sistema partidocrático que nos gobierna, caracterizado por la alternancia en el poder nacional y local de políticos del PRI, PAN, PDR PVEM y PANAL que han defraudado a México y utilizado los cargos públicos y sus presupuestos como botín a repartir entre correligionarios, prestanombres y familiares.

No debe sorprendernos que Abdalá, Lozoya y JDO vayan a ser presentados a la justicia para que respondan de sus crímenes después de las elecciones federales del 2018, pues para el PRI y el gobierno de EPN es menor el costo político de encubrirlos, que asumir las consecuencias e implicaciones de las revelaciones de podredumbre y corrupción que podrían hacer cada uno de ellos. Muchos más actos de encubrimiento testificaremos de ese pacto de impunidad, no obstante habrá denuncias y señalamientos de corrupción como nunca antes, pues las experiencias electorales del 2016 y de este año, nos señalan que las campañas políticas por la Presidencia de la República; las 500 diputaciones federales, las 132 senadurías y 13 gubernaturas –la de Veracruz entre ellas- se convertirán en una tormenta de virulentas guerras negras dirigidas desde los aparatos de comunicación al servicio del Estado y los medios masivos de comunicación, especialmente las televisoras.

Apenas ayer comenzaron las campañas políticas para renovar los 212 ayuntamientos veracruzanos y podemos ver como la lucha es en el lodo. Los procesos internos de todos los partidos políticos han sido salpicados por igual de escándalos y desatinos, pero por mucho, el más publicitado, comentado y difundido fue el de la diputada con licencia Eva Cadena Sandoval, que se vio obligada a renunciar a la candidatura a la presidencia municipal de las Choapas por MORENA, después de ser filmada en 2 ocasiones, recibiendo ilegalmente elevadas cantidades de dinero que, a pesar de las denuncias, nadie ha podido probar que haya entregado a su partido, ni a su dirigente nacional Andrés Manuel López Obrador.

La estrategia es simple: el corrupto, perverso e impune político en el poder endilga sus defectos a sus oponentes, mostrando pruebas “circunstanciales” que pretenden crear “fake news” y “postverdades”, para intentar crear por efecto acumulativo, la percepción de que “todos los políticos son iguales” y “cambiaremos para que todo siga igual” a fin de desvanecer los comprobados crímenes y fracasos que los gobiernos y futuros candidatos del PRI, PAN, PRD, PVEM y PANAL han cometido y cometen en perjuicio del pueblo mexicano. El año pasado desde este mismo espacio periodístico, advertimos que las guerras negras pervertían los procesos electorales, al bajar al nivel de una cloaca a la actividad política y desvirtúan los elementos diferenciales y de propuesta que significaron, significan y significarán cada uno de los miles de candidatos que buscarán los de por sí ya desprestigiados cargos de elección popular en disputa este año y el próximo.

Con los datos demoscópicos disponibles, así como ya es evidente que en el crucial Estado de México, la pelea será sucia entre los únicos ganadores posibles: el PRI y MORENA; para el 2018 el candidato del PRI –sea quien sea- tendrá sólo una presencia testimonial en la contienda, impulsando a los candidatos de su partido a las diputaciones, senadurías y gubernaturas en disputa, por lo que se prevé de pronóstico reservado la violencia de las guerras “negras” que veremos en los 13 meses por venir, lo que augura una desgastante suma de tragedias para México en cámara lenta: mientras los políticos y los partidos se concentran en darse hasta con la cubeta para encubrir sus delitos y multiplicar su poder, el País seguirá en crisis, sin avanzar por la ruta legal y democrática del progreso, estará paralizado por la insaciable ambición de poder de quienes elegimos como representantes populares y sólo actuarán calculando costos y beneficios electorales.

Versión imprimible Enviar a un amigo Crea un documento PDF con el artículo
Buscar

INICIO    ACERCA DEL AUTOR    NOTICIAS    FORO    TIENDA