Login
Nombre:

Contraseña:

Recordar



¿Recuperar la contraseña?

Regístrese
Menú
ARTICULOS : Balance de la peor derrota de la historia del PRI en elecciones Estatales
el 6/6/2016 9:00:00 (863 Lecturas)

Este domingo 5 de junio del 2016 se realizaron elecciones en 14 entidades federativas y, desde la derrota del 2 de julio del 2000 en que perdió por vez primera la Presidencia de la República, el PRI no había sido tan humillado, tan por su historia, sus electores y la corrupta concepción de la disciplina; los procesos electorales, la política, el poder y el servicio público.

Quedo claro en este proceso electoral, que la mayoría de los mexicanos no quiere al PRI, ni confía en sus políticos jóvenes o viejos, ignorantes o con estudios de postgrados. El Presidente Enrique Peña Nieto está en el nivel más bajo de aceptación registrado en las mediciones de popularidad para un primer mandatario en nuestro País y; de 12 gubernaturas en disputa, habiendo anticipado victorias en –cuando menos- 9, sólo pudo ganar 5 -Hidalgo, Oaxaca, Sinaloa, Tlaxcala y Zacatecas- es decir, ninguna de las de mayor importancia. Se ubicó como la cuarta fuerza política en las elecciones para el Constituyente del Distrito Federal y; en Veracruz hizo el ridículo ganado únicamente 8 de los 30 distritos en disputa, mismo número que ganó MORENA, mientras que el PAN se llevo 14 distritos.

Como todo en la vida, los resultados hablan por sí mismos: la Coalición PAN-PRD ganó –después de terribles guerras sucias en su contra- los estados de Chihuahua, Durango, Quintana Roo, Tamaulipas y Veracruz y el PAN con su fuerza electoral se llevó el triunfo en Aguascalientes, Puebla y los 4 municipios dque se eligieron en Baja California..

Es cierto, deben retirarse tanto Manlio Fabio Beltrones Rivera como Amadeo Flores Espinoza por su fracasos electoral sin precedente, pero lo verdaderamente significativo será que el PRI y sus militantes desechen las concepciones que el históricamente tiene de la realidad: toda conciencia y voto puede ser negociado y/o comprado; todo disidente puede y debe ser desactivado, por la buenas, malas o peores (aunque tenga razón); la política es venta de esperanzas, administración del erario público en beneficio del PRI y reparto de posiciones entre sus militantes; el Pueblo es desmemoriado, tonto, frívolo, manipulable; aunque haga pésimo gobierno, la división de los contrarios, la calumnia, el acoso a los adversarios bastará al PRI para mantener sus posiciones, privilegios y fueros ilegales, haciendo uso de la estructura gubernamental en forma corporativa y patrimonialista, pues el PRI –históricamente secretaría de acción electoral y movilizaciones políticas del gobernante predominante en turno- será una maquinaria electoral imparable, si tiene los recursos económicos para ganar la guerra de dinero que son las elecciones.

Cuando presenten sus renuncias sus dirigencias, jubilen a las “vacas sagradas”, vuelvan a sus curules los candidatos perdedores y la militancia confronte la realidad de sus fracasos, los priístas deberán debatir y rebatir, ellos mismos, cada una de estas falacias, que explican su derrota el 5 de junio.

Quintana Roo; Tamaulipas y Veracruz, estados que habían sido gobernadas por el PRI y sus antecesores en forma ininterrumpida por 86 años, optaron libre y democráticamente por una saludable alternancia y serán gobernadas por coaliciones con candidatos que supieron enfrentar despreciables guerras sucias, ataques personales sistemáticos, calumniosos y mal intencionados, como por ejemplo, acusaciones de vinculación con el crimen organizado.

Pero sí la denostación, la falta de originalidad, frescura e ideas y la represión, combate al prestigio de sus detractores y adversarios fue el denominador común de sus campañas a nivel nacional, fue sin duda el PRI de Veracruz el que jugó más sucio y fue mas allá del cinismo, de lo razonable y lo legal, llegando incluso a detener por más de 4 horas, al Senador Fernando Yunes Márquez, que circulaba por la entidad sin cometer ningún delito o falta, habiendo sido necesario que, ante el escándalo nacional por la arbitrariedad, fuere “rescatado” de las instalaciones de las instancias de procuración de justicia locales, por la Policía Federal.

Sin embargo, habiendo hecho uso de recursos desesperados, compra de votos y prostitución de plumas, encuestadoras, medios de comunicación y conciencias, nunca el PRI había perdido tanto en las jornadas electorales locales a nivel Nacional. En Veracruz fue avergonzado, evidenciado el partido en y del gobierno, a pesar de haber protagonizado y llevado a sus últimas consecuencias, la más infame de las guerras sucias de que se tenga memoria en México y movilizó a los servidores públicos y empleados sindicalizados, como despenseros en busca de la compra de sufragios, “promotores” de un voto coaccionado para apoyar lo indefendible y a personajes impopulares e impresentables.
Si esto afirmo, es porque me consta, pues por renunciar pública y razonadamente al PRI el 26 de febrero, conocí su peor cara, tuve que demandar al gobierno por una injusta, ilegal sanción derivada de un proceso de “supervisión” a la Notaria de la que soy titular ordenada al día hábil siguiente de mi renuncia al PRI e incluso cambie de escuela y residencia a mi hijo, al final del ciclo escolar, ante las amenazas y amagos de violencia contra mi familia.

Pero el proceso electoral quedo atrás. El próximo gobierno será un frente amplio, basado en la coalición y entendimientos que lo hicieron posible. Al revisar los resultados de las elecciones podrá decirse que todos los candidatos que le ganaron al PRI una gubernatura fueron militantes de ese partido, pero recordemos nuestra historia: ¿Acaso la Independencia de nuestro País no fue consumada por súbditos del Imperio Español, incluyendo miembros prominentes del Ejercito Colonial (Ignacio Allende, Agustín de Iturbide, etc.)? ¿No fue la Reforma que separó a la Iglesia del Estado liderada y consumada por hombres que fueron formados en instituciones religiosas (Benito Juarez García, Valentín Gomez Farías, Sebastián Lerdo de Tejada, etc.)? ¿Se nos olvida que en la revolución fueron mártires Francisco Ignacio Madero, Belisario Dominguez y el General Felipe de Jesús Ángeles Ramírez, miembros de destacadas familias porfiristas, sacrificados por combatir la dictadura, para hacer posible el México democrático, de alternancias que vivimos hoy en día?

Veracruz ha hablado fuerte y claro. Tiempos de cambio viviremos. Para todos –menos para los que han robado dinero publico y utilizado sus cargos fuera de la Ley- vendrán tiempos mejores. La dignidad y la verdad son valores en sí mismos. Ante la contundencia del resultado, sería una torpeza que el PRI impugnará y pretendiere llevar a tribunales el sentido de la voluntad de los veracruzanos.

Quedan más de 100 días al gobierno priísta en funciones para que entregue ordenadamente el poder, conforme a las leyes vigentes. El PRI tendrá el menor peso en su grupo parlamentario en el Congreso en su historia, pero seguirá siendo necesario para la gobernanza del Estado y tendremos elecciones los 2 próximos años en Veracruz: las municipales del 2017 y las generales del 2018 (Presidente de la República, Diputados, Senadores, Gobernador y diputados locales), por lo cual el PRI debe –ahora sí- dejar de ser ese club de acríticos, sectarios y disciplinados vividores del presupuesto. El PRI es aún una fuerza real que seguirá gravitando en la realidad nacional.

Los resultados del domingo, nos ponen frente al hecho de que, con la candidatura anunciada de Miguel Ángel Osorio Chong, difícilmente el PRI será contendiente para renovar su poder en las elecciones federales del 2018, en que deberá enfrentar al PAN que ha visto rebasados todos sus logros históricos en la pasada elección y, a Andrés Manuel López Obrador que si bien no puede presumir victorias significativas en estos días, ha posicionado a MORENA, su partido, como la innegable e influyente tercera fuerza política del País.

Pero eso esta por venir. Felicidades Veracruz. Celebremos que a fuerza de votos, hemos retomado el poder que el PRI había secuestrado, en perjuicio de todos (menos de ellos). Regocijémonos pues el PRI nos gobernará hasta el 30 de noviembre de este año. Hicimos historia. Ya se van. Hay un nuevo liderazgo ante nosotros, unámonos en torno a él como gobernador electo en y por el bien de Veracruz.

Versión imprimible Enviar a un amigo Crea un documento PDF con el artículo
Buscar

INICIO    ACERCA DEL AUTOR    NOTICIAS    FORO    TIENDA